Saltar al contenido

El primer mes de la nueva era.

El previo

Tengo en la memoria la última vez que nos vimos en persona; tú como de costumbre, acababas de pintar la habitación en tu mundo imaginario. Yo te contaba que la semana siguiente no podría ir a verte porque tenía cosas por hacer en Málaga, que nos veríamos en un par de semanas; Ignorante de mi.

Ahora solo pido que ese maldito bicho no se acerque a ti de ninguna manera…

mayores en las residencias durante el coronavirus

Que duro es decirle a una madre por el teléfono que no puedes ir a verla mientras vas quitando hojas del calendario ante un futuro incierto y ella insiste dentro de su bucle temporal en su pregunta infinita, ¿Y este fin de semana ven´ís?


A la semana siguiente recuerdo que era un día de esos que no puedes quedarte en casa, en los que el sol te invita a salir a pasear y bañarte con sus maravillosos rayos.

playas vacias

Así pues, preparamos unos bocatas y nos fuimos a pasar el domingo a la playa a disfrutar de un mini picnic contemplando nuestro maravilloso mar.

Tan solo unos días después supe que ese picnic probablemente tardaría en repetirse unos pocos meses, y que ese sol que tanto adoro se escondería hasta nueva orden.

Cuanto daría por volver a comerme un bocata como aquel día por encima de cualquier otro manar, que lejos quedan ya aquellas costumbres…


Un nuevo Mundo entre paredes

El calendario marcaba el 15 de Marzo de 2020; ese día nuestro mundo cambió tal y como lo conocíamos, y con este nuestra forma de verlo y sentirlo.

Un piso de 80 metros habría de convertirse en Colegio, parque, restaurante, gimnasio, salón de juegos, sala de reuniones familiares, biblioteca, oficina y sobre todo HOGAR.

He de acordarme antes de nada del gran trabajo que maestros y profesores hacen durante todo el año con nuestros pequeños.

Es fácil criticar todas la supuestas bondades que tiene este trabajo pero creo que ahora mismo la gran mayoría de padres se dan cuenta del valor de cada una de las horas que los profesores pasan con nuestros hijos, y de la entrega que necesita un niño para progresar educativamente; pues extrapolemos eso a otros 19 más como mínimo; mi aplauso desde aquí.

deberes en casa en cuarentena
estudiando durante el coronavirus

Como casi todos sabréis tenemos un peque de casi 5 años, Aitor, que apenas para quieto más de medio minuto. Cuando me dicen que todos los niños son muy inquietos es porque no conocen al mío; un terremoto que como él mismo dice, no se calla ni debajo de agua y lo más sentado que puede estar es el rato que está comiendo, y ni para eso 🙂

la television nos ayudo durante la pandemia del coronavirus

Sin embargo nos da lecciones cada día de su adaptación al nuevo panorama sin ningún tipo de problema; cuanto deberíamos de aprender de ellos…

Desde el primer momento entendió perfectamente lo que pasaba y aunque a veces quiere salir a la calle para eliminar al virus con el bote de spray sabe perfectamente que tenemos que estar un tiempo aquí esperando a que ese bichito maldito se vaya y podamos tomar las calles de nuevo.

quedate en casa

Los niños tienen una capacidad de adaptación increible, lo que para nosotros puede ser un bloqueo de nuestra realidad, para ellos se convierte en una nueva rutina en cuestión de días.


Una nueva forma de vida

El confinamiento nos está sirviendo para vivir la vida de otra manera diferente y para valorar mucho más aquello que quizás habíamos olvidado que teníamos; entre otras cosas la libertad de pasear.

El tiempo ahora transcurre de otra manera distinta y los minutos tienen una duración indeterminada.

descanso en casa
juegos en casa

Nuestro afán culinario nos incita a meternos en la cocina y convertirnos en chefs improvisados que crean platos que hasta hace muy poco tan solo veíamos en fotografías, es por esto que supermercados agotan todas sus existencias de harina y levadura; el bizcocho es nuestra gran aliado en esta crisis.

A todos nos gusta salir a comer por ahí de vez en cuando sin embargo paradojicamente aunque vivimos en el país con más restaurantes y bares por metro cuadrado no podemos visitar ninguno, que grande sería ahora un paseo por nuestra querida Carihuela y una parada para tomar aunque sea una cola con unas patatitas…

Solo hay que poner algo de imaginación para montar nuestro restaurante en casa, eso sí, nosotros mismos hemos de poner la mesa y fregar los platos 😉

comer en cuarentena

A pesar de no poder vernos en persona tenemos más contacto que antes, eso da constancia de nuestra necesidad de relacionarnos.

El Ser Humano en plena cuarenta.

Y es que ya sea a través de la tablet, el teléfono o el portátil tenemos más relaciones que antes de esta locura.

Somos seres de comunidad y como tal necesitamos estar en contacto con nuestros semejantes de la manera que podamos. Que gran invento la videoconferencia, ¿os imagináis una cuarentena sin internet?

videollamadas durante el confinamiento

Las buenas acciones se multiplican

solidaridad durante el confinamiento

Crisis de este tipo son capaces de sacar lo mejor de las personas y es que a pesar de algunos cafres que pululan por el mundo, la inmensa mayoría somos buena gente.

Las acciones de solidaridad y hermandad en estos días están siendo increibles. Desde costureras como mis queridas hermanas dandolo todo para coser mascarillas desinteresadamente, todo tipo de profesionales ofreciendo sus servicios online gratuitamente para llevar de forma más amena el confinamiento, gente que se ofrece a hacer la compra de los mayores, y tantas otras acciones que demuestran de que pasta estamos hechos en realidad.

El aplauso de cada tarde es un síntoma de como podemos crecer como sociedad unida, un aplauso merecidísimo a nuestros sanitarios, cuerpos de seguridad, trabajadores de supermercados y limpieza, repartidores, etc…

Y es que a pesar de que pueda haber tensiones no debemos olvidar que somos una misma especie y hemos de cuidarnos unos a otros como tal.

no podemos salir a la calle

El ocio convertido

telefonos

Quienes tenemos hijos sabemos cuan complicado es entretener a un niño pequeño durante 24 horas al día en solo x metros.

La necesidad de tener a nuestro hijo entretenido nos agudiza el ingenio para montar desde una sala de cine con una sabana blanca, hasta una bolera improvisada en el pasillo.
Pero una de mis ratos favoritos es tras el aplauso de los sábados la sesión de DJ con la que conectamos a través de las redes y usamos para montar nuestra propia disco.

juegos durante la pandemia covid19
ocio en el confinemiento
niños en cuarentena

El otro día me estaba bañando con Aitor y estabamos charlando de todo un poco. Le pregunté si tenía ganas de que pudieramos salir a la calle y volver a la normalidad; su respuesta me tocó el corazón:

“Tengo ganas de volver a mi cole pero el cole en casa también me gusta mucho porque estoy con mamá y papá todo el día, aunque no pueda salir”

Que duda cabe que tenemos la gran suerte de estar los tres juntos, compartiendo momentos y felices de estar sanos. A pesar de no vivir en un piso demasiado grande me acuerdo mucho de familias de 4 o más personas que tendrán que pasar su cuarentena en lugares más pequeños; de desfavorecidos que no tendrán ni un techo donde resguardarse; de tantos y tantos casos tan imprevisibles que ni seamos capaces de imaginar.

SOMOS AFORTUNADOS!!!


Las colas del super y alrededores

Tras el misterioso caso del papel higiénico que nadie compró y todo el mundo ansiaba llegaron las colas en los supermercados; pero esta vez no por falta de género, sino por mantener la distancia de seguridad y mediar un poco en el aforo dentro de cada superficie.

Jamás imaginé estar 30 minutos esperando solo para entrar al supermercado.

supermercados durante el confinamiento

¿Y ahora que?

No cabe duda de que estamos ante un mundo desconocido al que ni nos imaginabamos que podriamos llegar. Puede ser una gran oportunidad para crear un nuevo panorama más justo, más solidario, más humano.

Estamos demostrando la inmensa mayoría unos valores increíbles, empañados solo a veces por cuestiones políticas que no debemos dejar por nada en el mundo que nos separen.

Vienen tiempos complicados donde hemos de estar más unidos que nunca y en los que debe de primar el respeto por los demás; un respeto que debemos de extrapolar también nuestro propio planeta que nos está demostrando que somos su peor cáncer.

Lloremos por las personas que se han ido y por los familiares que ni siquiera han podido decirle adiós; que injusto es que pases toda tu vida trabajando para tener un final tan caótico…

En nuestras manos está que dignifiquemos sus vidas alcanzando ese nuevo Orden Mundial donde seamos sobre todo mejores personas.

Mucha fuerza y mucha suerte para todos.

las calles en la cuarentena

Resumen
📕 Diario de una cuarentena. Mes 1️⃣ 💚💙🧡
Nombre del artículo
📕 Diario de una cuarentena. Mes 1️⃣ 💚💙🧡
Descripción
Hemos vivido un momento insólito en nuestra existencia, un confinamiento a nivel mundial, que ha dado paso a escenas que jamás hubieramos imaginado. Conoce como fue nuestro primer mes en cuarentena.
Autor